Agarrarse a un clavo ardiendo, formación digital en IoT como oportunidad de empleo

En los últimos 20 años y debido a la constante evolución tecnológica, hemos pasado de hacerlo todo a papel y boli, como antiguos amanuenses, a la digitalización total, los milenials, que llegan con una tablet debajo del brazo, en lugar de con un pan. El empleo y el patrimonio son dos sectores que no se libran de esta tendencia y, si unimos ambos, hay quien no duda en agarrarse a un clavo ardiendo para salir a flote.

Pero, ¿a qué viene esta introducción? ¿de qué estamos hablando en realidad? De una época que cambia a velocidad de vértigo, en la que muchas veces damos más importancia al título que a las capacidades o valores de cada persona, ¿o no? De un tiempo en el que empezamos a darnos cuenta de que el patrimonio es parte de nuestra memoria, de nuestra historia, pero también de nuestro presente y de nuestro futuro, ¿o no?

Cuando afrontamos el reto de impartir un curso de instalación de dispositivos IoT, basado en nuestra experiencia en el ámbito de la conservación del patrimonio, dentro del programa MILMA en Fuenlabrada, orientado a favorecer el empleo, no sabíamos muy bien qué nos íbamos a encontrar. Y lo cierto, es que había un poco de todo. Desde alumnos con formación en electricidad o ingeniería que llegaban con la clara intención de mejorar sus opciones de futuro, a otros venidos de ramas como la administración o la gestión, que se agarraban a un clavo ardiendo para mejorar su currículum añadiendo una línea que les acreditase como instaladores de IoT, sin siquiera saber, quizá, de qué estamos hablando.

Unos y otros, han vivido la experiencia, se han acercado al mundo de la electricidad y el IoT, a la legislación y, esperamos que, para todos haya resultado positivo el paso por el curso, tanto como lo fue para nosotros hacerles partícipes de nuestra experiencia y de la importancia de apostar por una gestión inteligente y eficiente del patrimonio.

Hemos aprendido juntos, hemos realizado instalaciones, hemos sufrido, pero también hemos reído y hemos visitado espacios patrimoniales increíbles como la ciudad de Ávila. Ojalá el paso por el curso termine no solo como una línea más en el currículum, sino como una verdadera experiencia de futuro y una opción más para el empleo.

Un artículo de José Luis Adorna, técnico en instalaciones de MHS y Carmen Molinos, directora de Comunicación en Fundación Santa María la Real

Proyecto MILMA 

Fundación Santa María la Real

¿Estás interesado?ContactarDemo

contacto@mhsproject.com - Avenida Ronda 1-3 Aguilar de Campoo (Palencia) - (+34) 979 12 50 00
Paseo de las Delicias 1 Sevilla